El riesgo de fuego es una realidad que no todos tenemos contemplados y que puede suceder repentinamente y tener consecuencias mortales.

80% de todos lo incendios con victimas mortales son ocasionados porque la residencia no cuenta con detectores de humo o los mismo no estaban bien instalados.  La mayor parte de estas fatalidades tienden a ocurrir en la noche cuando la persona está dormida y no puede oler el humo; es por ello que un detector de humo es la mejor manera de asegurarse que todos los habitantes de un hogar serán alertados y puedan salir a tiempo.

Ya una vez que entendemos la importancia de tener detectores de humo si lo que queremos es tener una mayor protección en contra de incendios el siguiente paso es adquirir un extintor para el hogar.  Estos son una pequeña, pero muy importante parte de un plan de seguridad ya que; en caso de un incendio pequeño puede salvar vidas y apagarlo.

Esto no significa que sólo con adquirir un extintor se acabaron los problemas; estos se deben incorporar a un plan que incluya detectores de humo y un buen plan de evacuación. Los expertos recomiendan que un incendio solo debe de intentar apagarse una vez que todos hayan desalojado la residencia y se haya avisado a los bomberos.

El extintor debe instalarse sobre un soporte especifico   que asegure su sujeción, este alto pero accesible para los adultos en caso de emergencia.

Al momento de ataca un fuego es importante asegurarse que en todo momento a su espalda se encuentra una salida segura y que el fuego se limita a un área; en caso de que este comienza a expandirse retírese de inmediato para evitar terminar atrapado por las flamas.